Blogia
Solo de Literatura para Hechicera de Luna y Orquesta

Poemas H de L

Paralelo

(Texto extraído de mi novela Cerrar un círculo y abrir una espiral.

Imagen :Victoria Frances)

Paralelo

 

 

Me hablo desde el presente

porque carezco de futuro y

mi pasado, está ligado a lo inevitable,

odiosa palabra que no permite vuelta atrás.

 

Me expreso desde el aquí

porque este “tiempo”- “no- tiempo”

sólo tiene el fin de remisión que

otorga la desmemoria.

 

Me enuncio desde el ahora

porque desprovista de ayer y mañana

aún existo, no se dónde, pero me habito

en algún punto indefinido del universo.

 

H de L

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Frío

Frío

Hace tanto frío que la memoria

se congela en el ayer futuro,

en el mañana pasado

dormido entre los lazos de las almas,

férreos, mientras llueve desmemoria

y se olvidan,

g

o

t

a

 

 a

 

 g

 o

 t

  a.

 Sin embargo, no se apaga mi hambre

de ti, siempre, y ya nunca.

Frío…y tú, bajo un nuevo sol.

 

H de L

Imagen de Victoria Frances

Amanecer en Blanco y Negro

Amanecer en Blanco y Negro

Empapa la tinta en la punta de su pluma;
delimita un río, un puente,
un oasis de vegetación a ambos
lados, y detrás, desierto.
Su dedo traza la imagen perfecta,
la que sueña, la que imagina.
La que quizás, no es.

Su creación crece, diseña
la barca dejándose arrastrar
por la corriente. Ella reposa
en cubierta mirando las estrellas
que él dispuso en su cielo.
Observando que ve más allá
del papel, le siente.

En su inmovilidad absoluta,
añora la expansión del dibujo,
una historia que vivir,
un mundo por el que correr,
por el que sentir un vestigio de vida
en su página inanimada.

Terminado su amanecer
intenta cerrar el cuaderno,
pero antes, palpa la figura incolora.
Una lágrima cae por el rostro de ella,
resbala, cae al río que se tiñe de azul.
Él arranca un botón dorado de su chaqueta
y lo coloca en lugar del sol.
Amanece sobre el Nilo en blanco y negro,
mientras, un corazón late en un block de dibujo.

H de L


Sin título II

Sin título II

La ceniza se queda

bajo el cristal como

una huella,

tributo perenne

a la memoria.

 

 

2008/06/24

H de L

 

Tweet

Efecto Ganzfeld

Efecto Ganzfeld

  

Pulsa la luna y titilan las estrellas.

Cabalgan los sueños mareas infinitas,

esperando llegar a esa orilla, donde se arriba

o, se mueren ahogados en el fondo del océano,

así, como si nada, como si todo, o…

Entreabrir los ojos, semicerrados

para difuminar los contornos, eliminarlos,

Bendita ceguera taponando heridas.

 2007/07/03

H de L  

*Efecto Ganzfeld- Eliminar los contornos de una imagen produce ceguera

Fotografía:JAN SAUDEK

Silencio Conductual

Silencio Conductual

En la cuerda floja entre la duda y la certeza,

entre lo que hay y lo que se quiere que haya,

por la calle del medio donde el sol siempre habita

no hay lugar para tropezones en el desierto

cuando, descalza de mis zapatos de tacón,

pisaba mi pie desnudo la arena, no contaba con

que no era inmune al problema del silencio conductual,

y así, me atrapó desprevenida con dos sopapos en los axiomas-

que ya no podían serlo tanto-, cinco heridas en el alma,

un corazón sangrante y una lucha interna;

ver sin disimular que eres ciega.

 

Mantuve los ojos abiertos mientras caía en el abismo

por eso, siempre salgo de él, ahora conozco el camino de vuelta.

H de L

2006/12/16

 *-Problema del silencio conductual:

Según el condicionamiento clásico de Paulov, aunque un animal, o humano descubra un problema y una relación entre su causa y  efecto, si ante esa misma causa-efecto siempre aprendió lo contrario por que siempre obtuvo respuestas positivas, al recibir la negativa seguramente no hará nada que indique que lo ha descubierto, seguirá intentando una y otra vez lograr la respuesta conocida (la positiva) porque es el concepto aprendido. No significa que no lo vea claramente, sino que le costará mucho más tiempo de lo que hubiera sido normal asumirlo, no le entra en el entendimiento la nueva realidad.

El proceso es igual al contrario.

Do #

Do #

… y su gemido entre los restos de la música…

Antonio Gamoneda.  

Do #

Rodeada del gentío necesitaba huir, cuando no quedaba nadie,

entonces, añoraba con quien hablar. Así llegaron los anocheceres

inventando auroras con sabor a piel, en su soledad, una, sintiéndose dos.

 

Luz , estrellas, magia… Todo era sombra

cuando enganchada a su sonrisa

no se presentía reflejada en los cristales.

 

Tenía la mirada puesta en el compás

intentando delimitar un círculo que no cierra,

regalando pedazos de alma a un silencio a gritos,

apagando el ruido, encendiendo bombillas,

poniéndose debajo de ellas, y tibia,

se inclinaba ante besos que no llegaban

y palabras, que espolvoreadas por el viento

se perdían en un camino de hojas secas.

 

Fuga incesante añorándole los oídos, allegro del pasar de los días,

adagio para cumplir un sueño, y aquí, una partitura inacabada

autoescribiéndose, como el que firma con un do sostenido.

 

Luego, lloraba mojando las cuerdas mientras afinaba el piano,

Y yo… Yo le acariciaba el cabello, adivinándole

En el latido que marcaba el compás de sus sienes.

H de L

2006/11/21

 

Historia de anoche

Historia de anoche

Se recostó sobre el lecho de hojas que él dispuso para ella.
La sonrisa nerviosa escapando por la comisura de los labios.
Un suspiro profundo y el tacto de él en sus hombros,
ella estremeciéndose entre sus manos.

Mil mariposas pasaron a residir en su vientre.
Se detuvieron los relojes y despareció la arena del desierto.
Pasando a nadar en la tierra fértil de sus fluidos.

Una estrella invadió sus sueños y en ellos,
vivieron su realidad consciente., descubriéndose.

¡Qué no avancen en su loca carrera los minutos,
que no existe el tiempo si estamos inventando(nos) (entre) susurros!

H de L

Inacabada

Inacabada

   

Ahora que los ríos fluyen trenzando mis mejillas,

descubro la tarde imitándome, triste,

llorando diminutas gotas sobre hojas muertas,

yaciendo sobre el suelo mientras a mí,

me está diluviando el alma.

 

El gato de cada día me mira curioso,

impasible e ignorante de que tengo una historia

inacabada pero abandonada que se reproduce

cada diez minutos en mi corazón: desayuno, comida y cena

y si la tomo en ayunas, mejor, moriré antes, adiós dolor.

 

Como volver a rozar la magia que ya no pronunciaré

en voz alta, cuando mis alas, como mutiladas

se niegan a volar y así, hasta que se cruce la desmemoria

en esta historia de ayer, de hoy, de mi vida…

de siempre.

H de L

 

Saciar(nos)

Saciar(nos)
 Yo soy tu llave, tú eres mi cerradura.
Déjame que te abra, entrar en tu mente,
vivir en ti.
TAHURES ZURDOS.

Saciar(nos)

Hombre, ser de papel y lápiz,
ángel de alas y pies, anclados.
Quiero modelarte de nuevo,
entre suspiros y caricias,
entre dedos buceando humedades.
Nuestros cuerpos deseándose, ansiándose,
e introducirnos en uno, en el otro,
como perdidos en un túnel,
siguiéndonos las pistas sobre la piel,
sin distancias de lenguas,
sin preguntas absurdas,
sin respuestas conocidas,
protegiéndonos los miedos,
ocultos, deslizándose entre estas sábanas
que cubren esta noche nuestros techos.
Encontrarme en ti, sentirte en mí
y sabernos prolongación de brazos y piernas.
Saciar mi sed, generoso manantial de entrega,
ahora, derramado sobre mí.

H de L

(foto- de LauriBlank/ Blank studio)

DIOS VELETA

DIOS VELETA

¿Qué puedes ofrecer que aún no haya probado?
Si hay algo que quede por hacer...
LOS PLANETAS


Dios veleta

El viento cambia y con él ,el Dios veleta
experimenta 360º de círculos concéntricos,
girando , sobre sus pasos,
sobre sus estancias,
sobre lo que es.

Desgrana el campo de trigo
y una fina lluvia de crucigramas
queda sostenida en el aire, flotando,
esperando fecundar el alma.
Semilla lista para germinar.

Los techos se tiñen de espirales,
las adivinazas crecen en los jardines,
los agricultores siembran patatas y recogen dudas
y este pájaro incubando
el nido de los acertijos.

Abro los ojos y cierro mis persianas,
ante esta nueva visión, tan humana,
me descubro inmersa en tus laberintos,
plagados de enredaderas,
silentes, en mis tobillos.

Esculpes pistas para encontrarte,
total despliegue del ovillo de Ariadna
y ese síndrome de Pulgarcito
con complejo de detective-panadero,
me despierta.

Las luces mortecinas que me ofreces
dificultan la visión, por eso,
en mi afán por encontrarte,
apago la farolas de las calles que te protegen,
con animo de encenderte el sol en el corazón.

En este bosque tupido te busco,
en el claro donde las almas laten,
sin más armas que una certeza,
quiero bucear en este océano
mientras me sumerjo en el cielo.

Mi dedo sobre tu corona,
y ahora, ¡quieto!
Se acabó la angustia de seguir sintiendo
tus vueltas sobre mi centro.
Mi amado Dios veleta....

H de L

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Inacabado dueto de cuerda

Inacabado dueto de cuerda
 

La verdad dormida en el unicornio despertó

al atravesarme, puñalada  feroz con su cuerno de plata.

Entre la arena de un paraíso estelar,

como polvo de estrella escondido, sonó

el último grito que agrietaría el sentimiento,

convirtiéndolo en sollozo.

Soy violín desgarrándome en notas,

rompiendo el silencio, invadiendo la palabra

no dicha con este gemido de cuerdas,

 mis arterias expuestas a golpe de arco

hasta que me veas/ escuches, hasta que me suenes

con tus dedos pulsando mis fibras.

Yo, tu lienzo inacabado, ahora te empujo,

caemos como dos gigantes verdes, inertes,

abrazándonos las ramas, fundidos, raíz a raíz

y la tierra fértil, infatigable, pariendo rosas

para que no nos falten nunca en nuestra almohada.

Este fuego de agua que hoy irrumpe nuestras mejillas,

versus, estas fuentes de lava rebasándonos el pecho

llueven más, sabiendo que en el centro de la razón

nos asalta el signo interrogativo, y la respuesta ahí,

flotando en los charcos de nuestra mirada.

                    H de L

Breve

Breve

Un ejercito de estrellas cautivas
prendidas de nuestras pestañas,
tú y yo, cegados por el brillo.

En esta hoguera infinita, la noche eterna
se nos consume en pasión,
ahora cayéndonos del pecho.

Dijiste- invade mi cama, invade mi vida, invade mi ser,
invade todo con tu presencia-
y sí, estoy buceando en tu nido de picos y plumas, y ahora:

ámame,
deséame,
ámame,
anhélame
ámame,
retenme...

Retenme  y no dejes que vuelva la vista atrás.

H de L


 

Tres minutos desde una flor

Tres minutos desde una flor

Observo con atípica pasión mi tallo, flexible
y me sublimo en su esbeltez con ternura infinita,
como si del amado se tratase .
Y es que, lo mire por donde lo mire,
sobre mi cabeza de pétalos, el amado duerme ,
y sobre su respiración reposada saco cantares;
a su esencia, a su savia...
y nuevas fantasías crecen en este jardín olvidado
en el que la blancura del peinado y el verde del vestido
destacan sobre esta hierba seca, que me cobija,
sobre esta tierra yerma, a la que estoy enraizada,
y brillo, sí, como un punto localizable en el infinito,
como el centro de una diana,
por que en este bosque sin recuerdos,
soy la única flor que contemplar, que adorar...o...pisar...
Mis hojas no acarician otros pistilos, otros tallos, otros pétalos,
pero aun así, te amo desde lejos, tulipán vestido de hombre,
aunque yo no sea más que una margarita en un cielo verde impreciso,
te amo tanto como se ,y en la forma que me es posible,
y de esto se trata al fin, de amar tanto como uno puede...y yo, yo te amo.

H de L

Amanecer asesinando un ocaso

Amanecer asesinando un ocaso

Puede que sea posible encerrar la inmensidad del océano
en tu pequeña pecera de cristal, o que un día, veas
el desierto goteando en un reloj de arena,
mientras en el fondo, crecen margaritas de colores.
Puede que los torrentes de ayer sigan mojándonos hoy
y que Pandora  abra  de nuevo la caja de los vientos,
se introduzcan en alguna grieta mal tapada de nuestro cerebro,
allí, donde guardábamos los recuerdos. y nos llegue
el bendito virus que nos haga olvidar, la desmemoria.

Pero, las horas siguen pasando, puntuales,
una tras otra, incansables, en su eterno desplazar de agujas
-y hace veinticuatro horas se acabo el plazo
que permitía la reventa de entradas para el paraíso-.
 No llegamos a tiempo , una vez más.
Aunque aún faltan estaciones para que la primera
lluvia de estrellas empapé nuestra habitación,
sólo encontré una sola cosa inmutable, una sola,
ya ves; eso, que te amo.

Sé que en una noche se puede llorar toda una vida,
-quizás, la que no tendremos-
un pasado, un presente, un futuro,
y convertirse en oscuridad eterna
hasta que un día, el sol, cansado de no lucir,
empuña su espada de rayo
y se alía con la mañana…sí ,
ayer el ocaso fue asesinado por el amanecer.

Bajo mi disfraz de yo, hay otra que me invade, de nuevo.

H de L

Orko

Orko Lo conseguiste de nuevo,y ahora,
tachuelas frías sobre mi pecho.
Se agitan ,el médico se anota un tanto,
la muestra palpable de mi alteración.
El dolor en el músculo ,de tus últimas
palabras no pronunciadas ,sentidas.
Tu rabia ,tus contradicciones,
tu luz, tu oscuridad y no me decido ,
si arañarte hasta rasgar tu disfraz de orko,
capa a capa ,o besarte hasta beberme
el éxtasis de tu dulzura
( se me olvido contar contigo),
ni siquiera tengo esa paciencia.
Ahora...ahora, siento que me rindo,
se me cayó la brocha de la mano
para pintar arco iris en el cielo,
y de nuevo, me agacho, la recojo,
y siento que me sobran dedos,me faltan manos...

H de L

DENTALLADAS AL AIRE

DENTALLADAS  AL  AIRE ¡He aquí mi sed que aúlla sobre mi voz ya muerta!
¡He aquí los cauces locos que hacen girar mis hondas!
NERUDA.

DENTALLADAS AL AIRE

Muerdo los cristales de niebla
que me ocultan tus labios,
en este mismo momento en que
tus manos vuelan sobre mi cintura.

Como el eco hacia el grito,
como las lágrimas al sollozo,
hacia tus ojos ocultos por sombras,
hacia tu cuerpo que invento entre mis dedos.

Y me dan ganas de gritarle al viento tu nombre,
y perfilarte corazones entre las nubes,
mientras, mi alma eternamente en ti,
deja mi vestido de piel abandonado
sobre esta arena que me está convirtiendo en desierto.

Ya adelanté las huellas borradas por este torrente
que reside ahora en mi pecho, habitándome.
Más leña en mi fuego y contigo, me quemo,
que derrumbas mis columnas y muros, con tu amor,
que también promete romper mis cadenas.

Mi vértigo va más allá del miedo, he cruzado
los puentes del desafío, y allí, en medio , te siento.
Y ahora no encuentro motivos para congelar el llanto,
estoy empapada de tu saliva tibia, del baile sin mascaras
donde convertimos nuestros sueños, cayendo gota a gota,
en estanques fértiles de realidades aún dormidas
en un eterno para cuando, cuando...
Susurro, pregunto, grito, me desespero, y hasta la interjección
infinita pierde fuerza ante el contacto con tus dedos.

Me estoy comiendo mis propios labios a falta de comértelos a ti.

H de L

Ocho días, ocho noches

Ocho días, ocho noches El agua tibia de mis ojos se pierde
en las grietas/cascadas de tu sonrisa.
Me trepan las ansiedades empapadas de anhelos
y los susurros, como en una letanía,
nos develan nanas en la noche ,
tiara de estrellas que ilumina mi mirada
para verte tan lejos, tan cerca, tan dentro,
tan tú, tan yo, tan, infinitamente, tan.

Ahora que sólo se escucha el silencio
interrumpido por este violín, desgarrándose
en notas sobre mi piel, al que
me aferro como a tus caderas,
dibujo aurpegios sobre tu vientre para
derramarme en un eterno calderón sobre nuestras
almas, descubro los confines de la tierra,
donde te hallo, siéndome.

Océano verde, hierba meciéndose,
vaivén de olas, y cada una,
llega hasta mi orilla, regándome
los pies de tu recuerdo, de tu aroma,
aún perdido en mis labios,
justo un instante antes de que
me descubras vestida de luz de luna, etérea,
donde la dulzura de la mariposa
se pierde en el aleteo de mi lengua sobre tu sexo.

2005/07/08
H de L ,
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Retirada a tiempo

Retirada a tiempo "¿Hubiera sido más feliz Ulises si hubiera olvidado su sueño de regresar a Ítaca?"*

Le vio tan ilusionado y lleno de deseo
trepándole el pecho como hiedra nueva,
con la pasión del descubrimiento abordándole,
mientras, dejaba mensajes en copa de fino cristal
en otra puerta, que supo que ya había comenzado
a transitar otros senderos y fue entonces
que recordó, que lo más sano, es siempre
saber retirarse a tiempo, y que ya no moriría
de sed lamiendo sus huellas en la arena.

2005/08/26
H de L

*(Guión de la última peli de Antonio Resines,no recuerdo título,pero me impactó, menuda reflexión nos deja, hasta que punto merece la pena sacrificar la vida por un sueño? A Ulises le costó 20 años…Demasiado caro…)

y le susurró en el alma...

y le susurró en el alma... Por que sabía que el amor no podía ser
esa dolorosa y enfermiza manía suya de reternerle...
Le libero de los lazos(aún mágicos)que los ataban,
con sumo cariño y cuidado, mientras
una lágrima resbalaba por su mejilla
y una sonrisa invadía su rostro,
y así, hablando a su alma, le dijo:

"Te dejo libre(de mí) amor mío,
aunque siempre lo hayas sido,
y ahora, sí,vuela cariño.
Seamos felices, dados de la mano,
danzando en la punta de la estrella,
con las piernas colgando de nuestra luna,
o por caminos separados, pero,
siempre,infinitamente felices"
2005/08/26
H de L
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres